¿Quieres saber más sobre la conducta sexual compulsiva?

Trastorno de hipersexualidad o adicción sexual.

Nos referimos, cuando hablamos de conducta sexual compulsiva, en ambos casos, a la exageración de los deseos por mantener fantasías, impulsos y/o conductas sexuales de difícil control y preocupación excesiva, provocando angustia, relaciones negativas en el trabajo y, en definitiva, en el día a día en general.

No todo es negativo en la conducta sexual compulsiva. Hay conceptos agradables; varias parejas sexuales, la masturbación, el cibersexo... que si no podemos controlarlo perjudicará nuestro entorno y la relación que tenemos con casi todo lo que nos rodea.

Hay que ser consciente que, delante de una conducta sexual compulsiva y, dejando de lado de donde proviene, el tratamiento y la autoayuda es fundamental para retomar el control de la situación. Estas conductas, si no son tratadas de forma adecuada, pueden dañar la autoestima, las relaciones, la carrera, la salud y a otras personas.

romantic newlyweds walking on sandy beach at sundown
Photo by Jonathan Borba on Pexels.com

¿Que síntomas son los más significativos?

Algunos indicios de que estás bajo los efectos de una conducta sexual compulsiva son los siguientes:

  • Intentas controlar o simplemente reducir estas fantasías e impulsos sin éxito.
  • Sientes remordimiento después de sentirte atraído y/o mantener ciertas conductas sexuales.
  • Llegas a usar este tipo de conductas sexuales compulsivas para evadir diversos problemas, como la soledad, ansiedad o depresión.
  • Estás todo el día pensando en conductas sexuales compulsivas y no te dejan tiempo para otras cosas. Te sientes absorbido por ellas y no puedes prescindir largo tiempo de esos pensamientos.
  • Tienes problemas para mantener relaciones saludables y duraderas.
Importante leer más