Kowloon, la ciudad sin ley del siglo pasado no estaba en el Oeste americano

young women walking on crosswalk

Kowloon fue una auténtica ciudad sin ley en el siglo pasado. Antes de su demolición allí vivían 30.000 personas en poco menos de 3 hectáreas. Algo increíble si no fuera por los vídeos y registros fotográficos que se conservan de ese insólito lugar.

Kowloon era un hervidero de prostitución, drogas y prácticas ilegales, sobre todo médicos y dentistas que trabajaban sin ninguna titulación y abusaban de las carencias legislativas de esa ciudad en mitad de Hong Kong.

En 1988 Jean-Claude Van Damme rodó, como protagonista, la película Contacto Sangriento (Bloodsport), en el interior de la ciudad sin ley, Kowloon.

Los inicios como fortaleza militar

La historia se remonta sobre el año 1.000 en plena dinastía Song. Esta fortaleza servía para administrar el comercio de sal principalmente.

Durante cientos de años, poco ocurrió detrás de esas murallas, que finalmente fueron propiedad Británica.

La primera mitad del siglo pasado, Kowloon fue famosa por los diversos ataques que padeció. Desde el mismo imperio británico en 1912, hasta el ejercito Nipón en la segunda guerra mundial.

En este momento poco había dentro de estas 2,8 hectáreas. Solo el edificio llamado yamen (oficina administrativa), una escuela y una casa.

Pero no fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando empezaron los cambios radicales que darían lugar al sobrenombre de, «La ciudad de la oscuridad».

Edificios construidos sin control, calles que no superaban el metro de ancho, prostitución, narcotráfico, tríadas, súper población y una nula legislación interna, formaron el rincón con más densidad humana de todos los tiempos. Así era la ciudad sin ley del siglo pasado.

leer más