¿Eres dueño de tu sexualidad?

Sexualidad no es lo mismo que Sexo. Cuando hablamos de Sexo podemos referirnos al género de la persona o al acto fisiológico como respuesta sexual, ya sea con nosotr@s mism@s, o con otra persona. La Sexualidad es un concepto más amplio, que abarca desde la expresión y comunicación de nuestra intimidad hasta la forma de vestir, nuestros gustos, creencias y valores. Puede cambiar a lo largo de nuestras vidas y nos pertenece por derecho. Es decisión propia expresar tu Sexualidad. Y cuanto más coherentes somos con nuestro propio sentir y proceso al respecto, más sanas son nuestras relaciones. La relación más importante es la que mantenemos con nosotr@s mism@s.

Podemos tener épocas sexuales activas y otras inactivas. La Asexualidad también es un derecho propio. De ahí la pregunta del título de este post. ¿Cuán condicionada está nuestra Sexualidad? Creencias impuestas desde siglos como: “en pareja es obligatorio tener sexo”; “si no tienes sexo con tu pareja es que no la amas o tienes un problema”; “si los hombres son infieles es una cosa y si lo son las mujeres la respuesta social es otra”; y tantas otras…

person walking on shore
Photo by Humphrey Muleba on Pexels.com

Según tu nivel de conciencia y estado en el campo mental, espiritual y emocional, la sexualidad se puede expresar de mil maneras diferentes. De hecho, tantos modos distintos como personas hay en el mundo. Y es nuestra propia responsabilidad respetarnos, expresarnos libremente y vivir en coherencia. Decir SÍ cuando de verdad es un SÍ y decir NO cuando es que NO.

Podemos Amar sin tener Sexo; Podemos tener Sexo sin Amar. Desde el Respeto y la Libertad todo está bien. Pero ¿cuántas veces nos dejamos arrastrar por convencionalismos? La Energía Sexual es de las más poderosas. Es la Energía de la Creatividad, de la Vida, del Placer o de la destrucción. En nuestras manos está canalizarla hacia nuestra verdad y crecimiento o dejar que nos controle como puro instinto animal irracional. En mi opinión, nadie ha nacido para satisfacer las necesidades sexuales de nadie (por mucho que ames o llegue el “sábado-sabadete”). Hay mucho por Sanar. Hay mucho por Liberar.

La Sexualidad se puede sentir y vivir desde la mente, desde la belleza, desde el arte, desde el corazón, desde la naturaleza, desde la sanación de nuestras carencias afectivas, desde la transmutación de nuestras memorias en el propio ADN (clan) o pensamiento colectivo. No tiene nada que ver con “el otro”. Desde tu empoderamiento personal vuelves a adueñarte de ella. Es tuya. De nadie más. Y si la compartes desde ahí y realizas el acto Sexual desde ahí, sencillamente, dejas de ser un simple animal.

abstract art artistic autumn
Photo by Pixabay on Pexels.com

Cuando somos dueños de nuestra Sexualidad no tenemos Sexo “porque toca” o “para que nos quieran” o “porque conviene” o “porque no me aguanto” o “para evitar problemas” o “para manipular”. Nos aceptamos tal y como somos. Y vivimos el Sexo con autenticidad. El Sexo no es obligatorio. Tampoco va en “lotes de compromiso” si un@ no lo desea. Debería ser libre, espontaneo, sin condicionamientos sociales. No es lo mismo el Sexo que se realiza como impulso fisiológico, que se convierte en una mera descarga, que el Sexo realizado desde fisiología + energía equilibrada de chakra corazón + conexión mental. Es decisión de cada un@. Si nos adueñamos de nuestra Sexualidad dejamos de ser dependientes de nadie y dejamos de manipular, abusar o maltratar a nadie. ¿No crees?